viernes, 13 de febrero de 2009

Impactos de la Mirada…de ciertas miradas

viernes, 13 de febrero de 2009
Hace días que estoy por escribir este post, pero creo que hay algo que aún me moviliza. Hace unos días, en realidad casi dos semanas ya, fui a facultad a rendir un examen, llegue muy temprano (creo que de los nervios), la facultad estaba cerrada, entonces me senté al costado pero del lado de enfrente.
Habitualmente hay en el costado de la facultad tres señoras, bastante mayores que viven debajo de la parada de ómnibus.
Luego que me senté, empecé a observar como pasaba la gente y las esquivaba, cosa que no era nueva en realidad, siempre lo vi y hasta escuche comentarios bastante desagradables…
Al rato, una de las señoras empieza a observarme, se levanta y cruza. Luego me mira, pasa por al lado mío y sigue. Se da vuelta, viene y me ofrece del pan que estaba comiendo. Le respondo que muchas gracias, que coma ella. y se sienta a mi lado, manteniendo cierta distancia. Me empieza a hablar, algunas cosas no le entendí porque hablaba muy bajo, se presento, me presente, intercambiamos algunos comentarios. De a poco nos fuimos acercando. En realidad me fui acercando yo, ella intentaba mantener cierta distancia, pero me parecía que la distancia no nos estaba dejando hablar porque no nos escuchábamos.
En ese tiempo, habrán pasado unos quince minutos no fue tanto, pero los sentí eternos. Ojo, no por la señora, al contrario, después de verla tantos años ahí al fin pude conocerla, hablar con ella. Pero lo que me incomodaba era la mirada de la gente, pasaban autos, motos, ómnibus, todo tipo de transportes. Desde los más pequeños a los adultos, pasaban y miraban con una mirada mezcla de desprecio, asombro. Me molesto tanto, por quince minutos me puse en la piel de la gente que convive con el impacto de las miradas, impactos negativos…impactos que impactan en el sentir de uno. Me preguntaba ¿Qué carajo miran? Y después me di cuenta… claro para mi no era algo “anormal” estar hablando con ella, al contrario yo me sentí muy cómoda… y ella no notaba las miradas, o las notaba pero ni siquiera hacía un movimiento, claro esta acostumbrada. Acostumbrada, tiene naturalizado el desprecio, el alejamiento, la frialdad, la soledad, el vacío…
Lamentablemente a veces hay que ponerse en la piel de los demás para darse cuenta que una mirada lastima mas que mil palabras…porque las miradas no se pueden fingir, las palabras si…
El impacto de lo diferente…¿tan raro es ver como una persona que vive en la calle puede relacionarse con otra que tiene la suerte de tener un techo?...
Igualmente lo diferente impacta ya sea por cualquier tipo de diferencias.
A veces la diferencia impacta mostrando lo peor, lo mas ruin de cada uno, que tal vez sea el temor a ser uno el diferente…
Impacto de las miradas de desprecio...

2 comentarios:

Natacha dijo...

Hola cielo, vine a visitarte... es cierto que estamos llenos de prejuicios... esas personas tienen un universo propio, como cada uno de nosotros, historias que contar, vidas vividas a veces de forma intensa y con mucho que compartir.... pero somos tan superficiales que ni la oportunidad les damos... Hiciste bien en hablar con ella, seguro que le hiciste feliz.
Un beso, cielo.
Natacha.

divagando_siempre dijo...

NATACHA: Los prejuicios son moneda corriente hoy en día... va en realidad siempre...solo que cuando uno los siente se da cuenta!! Gracias por pasar, besos!

Publicar un comentario

ah divagar se ha dicho...es inevitable no hacerlo!

 
Divagand@ Siempre © 2008. Design by Pocket